EL GOCE COMO CAUSA DE DESEO

por Nicolás Katzer
CID San Luis

El 29 de junio del 2019, celebramos en la ciudad de San Juan, el V Coloquio Seminario Regional del IOM2 Nuevo Cuyo. En esta oportunidad, hemos contado con la presencia de Graciela Esperanza y su argumento sobre el texto de Lacan “Radiofonía”, además de sus comentarios que enriquecieron el trabajo epistémico y clínico de colegas de La Rioja, Catamarca, San Juan, Mendoza y San Luis.

El programa del Coloquio, desde el título del argumento, ya nos convocaba: “De la lingüística a la lingüistería: saber, verdad; goce, real.”. Contamos también con 2 casos clínicos y 5 trabajos epistémicos que condimentaron y animaron la discusión entre los colegas de Cuyo en los apartados de la Perspectiva del Concepto y la Disciplina del Comentario.

En efecto, durante el Coloquio tuve la oportunidad de participar de la mesa de cierre.
En esa oportunidad me referí con las siguientes palabras: “¿qué es lo regional del IOM 2 Nuevo Cuyo? La verdad es que no podría responder a la pregunta si no es de una manera alusiva: somos los colegas que una vez más hemos mostrado en Cuyo estar causados por el Psicoanálisis de la orientación lacaniana.”

De este pequeño párrafo quisiera resaltar la palabra “causados”, claro está, por el psicoanálisis. Ahora bien, de ese encuentro regional pude extraer uno de los problemas clínicos que se le plantea a la práctica analítica y que animó, en parte, el argumento de Graciela Esperanza: ¿Cómo transformar el goce en causa de deseo?

En una primera aproximación conceptual, como se suele decir “a vuelo de pájaro”, el goce como el deseo parecieran ser conceptos clínicos desarticulados, vale decir, por un lado el goce en tanto fuera de sentido, fuera de la Ley y en referencia al Uno, y por el otro el deseo vinculado al Otro, a la Ley, a la prohibición.

Ahora bien, la palabra “causa” dentro de la pregunta formulada en el primer párrafo pareciera tener la potencia suficiente para poder producir el efecto de articularlos e implicarlos en una transformación: transformar el goce en causa de deseo.

En este sentido, el argumento a las XXIII Jornadas de la EOL Córdoba “Deseo y Goce. Reconfiguraciones actuales” permite seguir una línea de formulaciones que pueden arrojar un poco de luz a esta frase, que sigue siendo enigmática. En dicho argumento podemos encontrar que cuando Lacan nos habla del Hay Uno, hay goce del Uno, ya no se trataría de poner el acento en la falta, en el deseo, y sus singulares soluciones. Esta nueva dimensión del goce y de la subjetividad nos convoca a un más allá de deseo, a la idea de agujero, a un goce positivo.

En efecto, podemos leer lo siguiente en el mencionado argumento: “No es lo mismo el deseo como metonimia de la falta en ser que encuentra solución a su impase en el deseo y en el objeto a como positividad del goce, que un deseo finito, inédito, singular, fuera del marco fantasmático y más bien vinculado a la incidencia real del Uno sobre el cuerpo del ser hablante”

Entonces, ¿A qué nos introduce la última enseñanza de Lacan? A que el deseo siempre está conectado a la pulsión y esto es lo que hace viva a una existencia. En otras palabras, ¿Qué vivifica? Respuesta: el advenimiento del deseo de la mano del goce irreductible. En este sentido se puede leer también en el argumento: “En esa vía, no solamente la cuestión del deseo también tiene lugar en un análisis llevado hasta su conclusión, sino que el Psicoanálisis mismo es un deseo inédito en conjunción con un goce-satisfacción”.

Estas líneas evocan lo que Lacan en el “Prefacio a la edición inglesa del seminario XI” nos plantea respecto del final de análisis: es decir, el advenimiento de una satisfacción. Decimos entonces goce-satisfacción que se transforma en causa de deseo.

Para finalizar, traslademos estas ideas a la región Cuyo del IOM2. Lacan dice en el Prefacio… “Por eso designé mediante el pase esa puesta a prueba de la historización del análisis, absteniéndome de imponer a todos dicho pase, porque en esta ocasión no existe el todos, sino dispersos mezclados” ¹ . Si el psicoanálisis es un deseo inédito en conjunción con un goce-satisfacción, ¿no será la región cuyana del IOM2 una forma de vivificar, una forma de transformar el goce en causa de deseo? Y acá estamos una vez más los dispersos mezclados de Cuyo, causados por el psicoanálisis y la publicación de este boletín es una prueba más de lo que nos causa.


¹ Lacan, J. (2012) “Prefacio a la edición inglesa del Seminario 11” en Otros Escritos, Buenos Aires, Paidós, pág 601.